Eduardo Pardo de Guevara y Valdés, profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y especialista en la historia social del poder, ofrece en su último libro, “Parentesco e identidad en la Galicia bajomedieval”, un panorama general del proceso de conformación y primer desarrollo de los linajes de la nobleza gallega, las costumbres onomásticas y las armerías entre los siglos XIII-XV.

La obra ha sido publicada por el Cuerpo de la Nobleza del Antiguo Reino de Galicia. Con ella se estrena la colección “Textos de historia y cultura nobiliarias”.

El texto, dotado del correspondiente aparato crítico y de los siempre útiles índices, se hace eco de los resultados alcanzados por la línea de investigación “Historia social del poder desde la Edad Media”. En particular, a partir del último de los proyectos de investigación “Linaje, parentela y poder: la pirámide nobiliaria gallega (siglos XIII al XV)”, desarrollado en el Instituto de Estudios Gallegos Padre Sarmiento (CSIC, XUGa), financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO) y cuyo investigador principal es Eduardo Pardo de Guevara y Valdés.

El libro se ha presentado esta mañana en Santiago de Compostela en un acto que ha contado con las intervenciones de su autor, Eduardo Pardo de Guevara y Valdés, y del presidente del Cuerpo de la Nobleza del Antiguo Reino de Galicia), Ignacio Pérez-Blanco, marqués de Valladares.

El libro: estructura

 El libro se estructura en tres grandes bloques: el primero se centra en el proceso de conformación y desarrollo de los linajes en los siglos XIII-XV; los otros dos, en las costumbres onomásticas y en las armerías.

El primer bloque se divide, a su vez, en tres capítulos. “Los primeros linajes”, donde se presentan las primeras generaciones de este grupo (los Novoa, los Valladares, los Sarraza, los Castro…) y se ofrecen noticias sobre las trayectorias y vínculos familiares de multitud de personajes. “De los viejos a los nuevos linajes”, incide en el notable fortalecimiento de las posiciones de la alta nobleza a finales del siglo XIII y comienzos del XIV, procurando incidir  en los rasgos más llamativos de dicho proceso; entre ellos, el ascenso y consolidación de gentes de origen muy diverso, en general pertenecientes a estirpes más modernas o menos esclarecidas, así como la extinción o pérdida de identidad de algunos viejos linajes y la incorporación al conjunto de linajes de origen no gallego. En el último de estos capítulos, “La pirámide nobiliaria al final de la Edad Media”, el autor se centra en el entramado nobiliario gallego a lo largo del siglo XV, periodo que se define por la incorporación y creciente peso que en la vida gallega adquirieron un gran número de estirpes de extracción urbana.

 En el segundo bloque, por otra parte, se presentan y analizan los detalles más significativos de los sistemas de identificación y las formas de nombrase o distinguirse unos de otros. Se divide a su vez en dos capítulos: “Los repertorios familiares y las asociaciones onomásticas” y “Los renombres y la transmisión y la fijación de los alcumes”. Todo ello, como destaca Eduardo Pardo, “debe ser tenido muy en cuenta por su capital importancia en el desarrollo y consolidación de las estirpes en la esfera del poder, pues las sucesivas maneras de designar a las personas fueron entonces un recurso eficaz para proclamar y singularizar la continuidad genealógica”.

El tercer y último bloque, dividido también en capítulos (“Las primeras noticias y testimonios” y “Sobre la formación del repertorio heráldico gallego”) se ilustra con dibujos arqueológicos del recientemente fallecido Xosé Antón García González Ledo, todos los cuales forman parte del material del proyecto “Corpus de epigrafía, heráldica y escultura funeraria medieval gallega” (Xunta de Galicia).

 En relación con estos últimos asuntos, Eduardo Pardo precisa, además de su importancia en el contexto de lo tratado en el libro, que “Galicia no participó, hasta ya bien avanzado el siglo XIII, del gusto general por las armerías, lo que permite suponer que la penetración social del fenómeno debió de ser muy pausada y en relación con un círculo muy restringido de personajes. A partir de esta primera constatación, importa destacar –por lo novedoso y contrario al sentir generalizado de muchos estudiosos- que el origen de la gran mayoría de las armerías históricas gallegas sólo puede explicarse a partir de procedimientos sencillos y espontáneos, en todo conformes con la mentalidad de aquellos siglos”.

 El autor: Eduardo Pardo de Guevara y Valdés

Doctor en Historia Medieval por la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de Investigación del CSIC.

Ha desarrollado su labor en la Institución “Milá i Fontanals (Barcelona), en el Instituto de Historia (Madrid) y desde 1994 en el Instituto de Estudios Gallegos “Padre Sarmiento” (Santiago de Compostela), del que es además director.

Sus investigaciones se centran en el ámbito de la Historia de la baja Edad Media y, de manera más específica, en la historia social del poder (historia política y social de los grupos de poder en Galicia), cultivando complementariamente los estudios de Genealogía y Heráldica medievales.

Desde febrero de 2012, Eduardo Pardo es también Coordinador Institucional del CSIC en Galicia.

El Cuerpo de la Nobleza del Antiguo Reino de Galicia

 Asociación sin ánimo de lucro, constituida en 2007. Entre sus objetivos, además de su primario empeño asociativo, figura la divulgación y defensa del hecho nobiliario, sus circunstancias históricas y sus valores más señalados, que se sustentaron siempre en la primacía del deber sobre el derecho. De ahí, como señala el Marqués de Valladares, el dicho “nobleza obliga”, tantas veces repetido y no siempre bien entendido.

Ignacio Pérez-Blanco y Pernas, marques de Valladares y presidente del Cuerpo de la Nobleza del Antiguo Reino de Galicia (izquierda) y Eduardo Pardo de Guevara y Valdés, profesor de investigación del CSIC y autor del libro (derecha).